maribel 2 webMaribel se pasaba las horas sin hacer absolutamente nada, salvo mirar acá y allá…  «¡Quien pudiera pintar!», gritaba. Le faltaba tinta y apenas tenía papel. Pero hizo tinta con moras y vino y aprovechando los espacios en blanco y los márgenes del manuscrito…